• Consejos para vender o arrendar una vivienda

Consejos para vender o arrendar una vivienda

Categorías Sector Inmobiliario |

La imagen lo es todo

La primera impresión es fundamental. Tu vivienda debe lucir en excelente estado cuando sea visitada por los clientes. La casa tiene que estar limpia, aseada, con buen olor y ordenada. Esto también corre para el patio y el antejardín. Ojalá el pasto esté cortado y en forma.

La iluminación también es importantísima. Una casa oscura no motiva a nadie, por eso abre las cortinas y permite que entre luz natural.

La idea es generar una buena imagen en el visitante. Recuerda que el cliente busca una propiedad en la que quiere vivir, por lo mismo la vivienda debe ser acogedora y en condiciones aceptables.

Como en su casa

Cuando el eventual comprador o arrendatario visite el inmueble, hazlo sentir como si estuviera en su propia casa. Permite que revise con comodidad y tranquilidad todas las habitaciones, los closets, los baños, cocina, etc. Si tienes mascota, preocúpate que no moleste o importune al interesado.

 
IMAGEN. La primera impresión es fundamental. La casa tiene que estar limpia, aseada, con buen olor y ordenada. El patio y el antejardín también, ojalá el pasto esté cortado y en forma.
Fuente: Portalinmobiliario.com



Ayuda de un experto

Contar con la asesoría de un corredor de propiedades puede facilitarte el negocio. Son expertos en el tema y están acostumbrados a este tipo de operaciones.


En el mercado existen muchas empresas y particulares dedicados al corretaje de propiedades. Antes de elegir, infórmate bien sobre la experiencia de la corredora y así evitarás malos ratos.


 
COMODIDAD. Al interesado se le debe permitir revisar todos los espacios de la vivienda.
Fuente: Portalinmobiliario.com



No lo hagas

Hay muchos errores que cometen los propietarios y que pueden incidir en la realización o no del convenio comercial. Por ejemplo, que la casa esté poco iluminada, que haya ropa colgada en el patio o que los dormitorios estén desordenados, con la cama sin hacer o que no se puedan mostrar porque hay niños durmiendo.

Otros de los errores habituales es dejar platos con restos de comida en la cocina o en las habitaciones.

Lo anterior entorpece la visita del cliente y puede ser determinante al momento de tomar una decisión.

Lo recomendable es coordinar con anticipación todas las visitas, en horarios cómodos para ambas partes y preocuparse de tener la casa en un estado adecuado y óptimo para cautivar al cliente.